2-3 Nueve paradones de Oblak antes de la histórica remontada en la prórroga, con dos goles de un gran Llorente y el gol de la victoria final de Morata. 

Un mítico Anfield lleno hasta la bandera, un excelente Campeón de Europa, un enorme entrenador como Jurgen Klopp.... y enfrente el Atleti del Cholo, con ventaja mínima al inicio del partido y 3.000 valientes atléticos en las gradas, desafiando a las adversidades sanitarias y climáticas, que llevaron a su equipo en volandas. Al final, exhibición de resistencia del Atleti con un monumental Oblak en el tiempo reglamentario ante un gran Liverpool, auténtico martillo pilón y heroica remontada posterior de los del Cholo en una tremenda prórroga atlética, para conseguir el pase a cuartos. Tras los goles de Wignaldum y Filmino, un gran doblete de Llorente y la estocada de Morata dieron el histórico triunfo al Atleti en el templo del fútbol inglés.   

Equipo inicial que acabó ganando en Anfield al Campeón de Europa.
Equipo inicial que acabó ganando en Anfield al Campeón de Europa.

Aunque la primera ocasión del partido, llegó a los quince segundos tras un remate de Diego Costa a pase de João Félix que estrelló en el lateral de la red de Adrián, poco a poco el Liverpool empezó a demostrar porque es el actual Campeón de la competición con un juego rápido basado en triangulaciones y centros muy peligrosos al área del Atleti, que apenas si podía defenderse con orden y precisión e intentar salir con el balón controlado cuando le asfixiante presión red lo permitía. A pesar de ello, el Atleti defendía muy bien y llegó indemne hasta el minuto cuarenta y tres gracias a las continuas paradas de mérito de un Oblak inconmensurable. Pero cuando parecía que se llegaba al descanso con la puerta a cero, un centro desde la banda derecha, fue rematado a la red por Wijnaldum con un certero cabezazo pegado al palo derecho del esloveno, que esta vez no pudo evitar el gol del empate de la eliminatoria.

Oblak, enorme, en uno de sus nueva paradones.
Oblak, enorme, en uno de sus nueve paradones.

El segundo tiempo tampoco fue muy distinto al primero, con un acoso y derribo continuo de los de Klopp, con remates detenidos o despejados uno tras otro por el Gigante Oblak, que en la única vez que fue superado, tuvo la suerte de su lado, ya que un buen cabezazo de Henderson desde dentro del área pequeña se estrelló en el larguero. Y cuando no tenía que intervenir, los peligrosos balones del tridente Salah, Firmino, Mané salían muy cerca de la portería atlética. Entre susto y susto, Marcos Llorente había entrado en el campo para sustituir a un desdibujado Diego Costa. Este discutido cambio desde la grada, a la postre fue determinante. Apenas un acercamiento peligroso en este segundo acta para los atléticos, con remate de João Félix, rechazado por Adrián y despejado en segunda instancia después del remate de Correa. Tras mucho sufrimiento en un segundo tiempo interminable, el Atleti consiguió el "milagro" y suspiró con el final del partido, que llevaba el duelo de titanes a la prórroga. Prórroga que pudo no haberse iniciado si el Liverpool hubiera tenido un poquito más de acierto de cara al gol o si a pesar del partidazo de los reds, el cabezazo de Saúl a la red al filo del pitido final no hubiera sido anulado. Pero sí, por centímetros estaba en posición antirreglamentaria y el árbitro y el VAR, así lo ratificaron. 

Primer gol de Llorente, aprovechando el regalo de Adrián.
Primer gol de Llorente, aprovechando el regalo de Adrián.

Y la prórroga fue trepidante, con más paradas decisivas de Oblak. A los cuatro minutos de la primera parte, enésimo balón al área desde el lateral, remate de Firmino al poste y el rebote lo envió el brasileño al fondo de la mallas cerca del palo contrario, poniendo por delante en la eliminatoria por primera vez a los del Mersey. Como comentó después Klopp, el gol llegó pero cuatro minutos tarde para sus intereses. El Atleti necesitaba al menos un gol tras el final del tiempo reglamentario y lo seguía necesitando tras este 2-0. Y tras este gol, el partido entró en una nueva dinámica de idas y venidas. Tres minutos después del gol de Firmino, un defectuoso balón despejado por Adrián, llego a los pies de João Félix, que asistió a Marcos Llorente cerca del borde del área que  tras un suave toque, disparó un certero derechazo al fondo de la red pegado al palo izquierdo, ante la tardía estirada del meta red para poner de nuevo la eliminatoria del lado atlético. Y no contento Llorente con este importante gol, cuando expiraba la primera mitad de la prórroga, otra zapatazo de su pierna derecha acabó entrando de nuevo muy cerca del mismo palo del gol anterior. 2-2 y los últimos 15 minutos por delante para lo proeza.

Segundo gol de Llorente, que suponía el empate.
Segundo gol de Llorente, que suponía el empate.

Pero había que espera. Enfrente seguía un magnífico equipo de fútbol, que ha batido últimamente todos los récords, pero herido por los dos zarpazos de los madrileños. Y para salir por la puerta grande, faltaba darle la estocada al Campeón. Y acabó llegando en el último minuto de este segundo tiempo de la prórroga, cuando un balón vertical del héroe de la remontada Llorente llegó a Morata, que remató raso con su pierna izquierda para batir a Adrián en su salida y conseguir con ello culminar la heroica hazaña de ganar en Anfield, tras sufrir y sufrir antes de esta ya mítica prórroga para la historia atlética. 

Gol de la victoria de Morata.
Gol de la victoria de Morata.

Después de este tremendo partido, el camino #RoadToEstambul tiene una escalón menos. Pero tras esta gran alegría para toda la familia atlética, toca volver al día a día y habrá que escalar el elevadísimo peldaño del coronavirus, una dura realidad que asola el mundo con la ya declarada hoy como pandemia global, nunca vista hasta ahora. Seguramente habrá que remodelar todo el calendario y adaptarse a ver el fútbol sin público, auténtica esencia de este deporte, pero tarde o temprano habrá que jugar y el Atleti estará ahí, tras demostrar su enorme capacidad de sufrir y de estar unidos. Y esto es lo que todos tenemos que hacer para superar al COVID-19.  

** Vídeo: Liverpool 2 - At. Madrid 3 **

** ¡Así celebramos la victoria en Anfield! **

Barcelona 1 - At. Madrid 1. ¡¡¡¡¡CAMPEONES DE LIGA!!!!!

1-1. PARTIDO ÉPICO EN EL NOU CAMP PARA CONSEGUIR LA DÉCIMA LIGA. ¡¡¡CAMPEONES 18 AÑOS DESPUÉS!!!.Foto históricoa de los CAMPEONES DE LIGA 2013-2014

Sí, por fin se consiguió la hazaña. Creánselo. El Atleti ha conseguido algo que ni el más optimista de los rojiblancos soñaba al iniiciar la temporada allá por el mes de Julio. El Atleti, CAMPEÓN DE LIGA, 18 años después del histórico doblete de Radomir Antic, por encima de los dos trasatlánticos del fútbol mundial: Real Madrid y Barcelona. Y la forma de conseguirlo, no ha podido ser más épica, acorde con idiosincrasia del At.Madrid: sufiiendo hasta el últímo segundo de la Liga, hasta que el pitido final de Mateu Lahoz, hizo justicia y proclamó al justo campeón en base a los méritos contraidos tras las 38 largas jornadas de Liga. Repito: partido épico para ganar una merecida Liga, recompensada con el nada habitual premio de un Nou Camp rendido al Campéon y de manera deportiva aplaudiendo al ganador y cantando: ¡Atleti! ¡Atleti!.

El primer tiempo tuvo distintas fases, con dominio inicial del Atleti, después dominio culé aprovechando las momentos de desgracia rojiblanca (de amarillo en esta ocasión) y un arreón de empuje final de nuevo de los madrileños. Entre medias, poco fútbol por ambas partes y momentos que hacían presagiar lo peor por parte de todos los atléticos. Primero, la lesión de Diego Costa, tras una larga carrera que no pudo finalizar, y que casi le descarta para la finalísima de Lisboa. Poco después, Arda también se retiraba lesioneado tras un forcejeo con Cesc Fabregas. Y finalmente y para colmo de las desdichas, en una balón al área que Messi, desaparecido todo el partido, dejó con el pecho a Alexis Sánchez, que con un fulgurante disparo batió a Courtois, que apenas tuvo tiempo de reaccionar ante el mísil del chileno. ¡Golazo! que ponía la liga en ese momento del lado barcelonista.

En la segunda mitad, arengado en el descanso por su comandante Cholo, y por los damnificados Diego Costa y Arda, continuó con el arreón final de la primera mitad, demostrando que a casta, orgullo y emuje no hay quien gane a este equipo. Y los primeros quince minutos de la reanudación, fueron decisivos para el devenir final del partido y a la postre de la Liga. Primero fue el guaje Villa, que enganchó un remate perfecto que fue a parar al palo de Pinto, como siete días antes ante el Málaga, en esa ocasión contra el larguero. Pero, lejos de venirse abajo, el equipo siguió acechando la portería catalana, y dos minutos después, de nuevo la pizarra del Cholo volvió a funcionar. Un saque de esquina votado por el capitán Gabi, llegó a Diego Godín, que entrando con la fuerza de un delantero centro a la antigua usanza, remató una vez más de cabeza con un testarazo picado que se coló como una exalación en la mallas de los azulgranas. ¡Golazo tremendo que volvía a poner la Liga del lado madirleño!. Y así fue hasta el final. El Atleti montó el muro infranqueable que tan buen resultado le ha dado durante toda la temporada, y el Barça no fue capaz de resquebrajarlo. Apenas tuvo una ocasión de haber marcado en un tiro lejano, que Courtois, rechazó a córner con la solvencia habitual. Y hubo otra jugada, que pudo cambiar de nuevo el balance de la Liga, tras un gol anulado por un dudoso fuera de juego de Messi, muy dificil de apreciar. Sin duda, este gol anulado alimentará la polémica, y pudo subir al marcardor, pero los blaugranas, demostraron una vez más su falta de concentración en el partido, ya que ni siquiera hubo una protesta que pudiera hacer dudar al árbitro. Y así, fueron pasando los minutos, con alguna tímida salida de los atléticos, que no llegaba a buen puerto, sobre todo, porque Villa era un islote adelante, y su lucha y pundonor no eran bastante para volver a crear peligro. Afortunadamente la defensa estuvo magistral, tapando todas las posibles fisuras que pudieran hacer peligrar el resultado, y el centro del campo, reforzado con Sosa, para conservar el balón lo más posible hasta el pitido final, también supo mantener el equilibrio táctico necesario para balancear entre defensa y el delantero Villa. Y finalmente, el pitido tan esperado por todos llegó a las 20:48, y se desató la locura. El Atleti era CAMPEÓN DE LIGA 18 años después.

Y además los números demuestran que ha sido un auténtico campeón y nada ha sido fruto de la casualidad: 28 victorias, 6 empates y 4 derrotas (todas en campos de los 10 últimos clasificados y ninguna derrota en los campos de los grandes). El Vicente Calderón, convertido en un fortín inexpugnado en Liga,  con tan sólo cuatro empates en toda la temporada. 77 goles a favor, contra los más de 100 de sus "rivales", pero la proeza es la de haber encajado tan sólo 26 goles en 38 partidos (Courtosi de nuevo Trofeo Zamora), sin duda, una de las claves del éxito de la victoria liguera, junto con las jugadas de estrategia de la pizarra del Cholo. Son números espectaculares ratificados finalmente con el DÉCIMO TÍTULO LIGUERO DE LA HISTORIA ATLÉTICA. GRACIAS CAMPEONES. YA FORMAIS PARTE DE LA LEYENDA ROJIBLANCA.  ¡¡¡TODOS SOMOS DEL ATLETI POR PARTIDOS Y TÍTULOS COMO ÉSTE!!!

Hay 76 invitados y ningún miembro en línea