4-1. La Champions League volvió a ser cruel con el Atleti. Se repitió la historia de la final de Bruselas del 1974. Esta vez, sobraron dos minutos del descuento.Casillas no pudo evitar el gol de Godín que finalmente no fue suficiente

Pues sí, es muy triste y cruel para toda la gran familia rojiblanca, pero la "Primera" tendrá que esperar a pesar de los méritos de una ATLETI GRANDE durante toda la competición y también en la final. Desgraciadamente, la historia se repite y la derrota en esta final de Lisboa, será tristemente recordada por similitud con la trágica derrota del 1974 en Bruselas. Aquella vez, el Atleti era casi Campeón de Europa a falta de 5 minutos para el final de la prórroga tras ser mejor durante todo el partido y se le escapó a falta de 1 minuto, tras el famoso zapatazo del alemán Schwazenberg, y esta vez el Atleti era casi Campeón de Europa tras ser mejor también durante el partido, y el testarazo de Sergio Ramos, lo impidió a falta de 2 minutos para el final de los excesivos 5 minutos de descuento añadidos. Aquella vez, el entonces partido de desempate fue fatidico con un demoledor 4-0 para los intereses rojiblancos, con un Atleti destrozado físca y moralmente, igual que en esta ocasión en la prórroga, que volvió de suponer un injusto y excesivo 4-1 resultado de la final de la Champions.

El ambiente todo el día en la calles de Lisboa fue espectacular.  Aunque de todos es conocida, la ferviente rivalidad entre las dos aficiones, ambas  demostraron un alto grado de civismo, sin apenas incidentes a lo largo del día en la capital lusa,  a pesar de la deficiente organización que no impedia un peligroso encuentro de las aficiones en la misma línea de metro completamente saturada, en los puntos más turísticos de la ciuidad o a través de anillo que circundaba el estadio. Afortunadamente, todo discurrió dentro de los cauces de una gran rivalidad, pero dentro de un razanoble respeto mutuo.

En cuanto al partido, ya se empezó a complicar para los intereses colchoneros desde el minuto 8, cuando Diego Costa, tuvo salir del campo tras comprobar que su intento de milagro balcánico con el tratamiento de placenta de yegua había fracasado. Este cambio a la postre, tuvo una importante influencia al final del partido. A pesar de este contratiempo, el Atleti continuó igual que había comenzado el encuentro queriendo el balón y el control del partido. En esa dinámica discurrió la primera mitad y parte de la segunda, con claras anticipaciones rojiblancas en todos los balones dividivdos, presión continua en cada balón dominado por los blancos y mas coraje y corazón que sus vecinos de Concha Espina. Pero mediada la primera mitad, un balón regalado de Tiago a Bale, pudo cambiar la dinámica del partido, pero el gales incomprensiblemente remató fuera. El Atleti, no disfrutó de muchas ocasiones, pero supo aprovechar la suya en una balón de Tiago, que Diego Godín remató una vez más de cabeza, esta vez anticipándose a Khedira y aprovechando una media salida en falso de Casillas, que aunque reaccionó, no pudo evitar el gol atlético. La hasta entonces superioridad de la grada atlética, se acrecentó fue a más ante una afición blanca que volvió a pensar en el fantasma de la final de Copa del Bernabéu de hacía justo un año.

El segundo tiempo empezó igual por parte atlética, con ganas de pelear cada balón como si fuera el último, pero poco a poco, esta fuerza física fue diluyéndose y el equipo comenzó a recular. Los minutos trancurrían y apenas si había ocasiones claras para ningún equipo, salvo algunas faltas sin excesivo peligro. Casillas y Courtois pasaban bastante desapercibidos. Cada vez quedabe menos tiempo y los atléticos empezaban a pensar en la victoria. Pero los blancos no cesaban en su empuje, especialmente tras la entrada de Marcelo e Isco. Así, llegó el minuto 90, y el árbitró entendió que había que descontar ¡5 minutos!. Demasiado tiempo por los cambios y tiempo pérdido en esta segunda mitad. Un mundo para los intereses atléticos, cuyo único objetivo ya era defendar hasta el pitido final. Pero, a falta de dos minutos, llegó el mazazo definitivo. Y tuvo que ser con nuestra arma más mortal durante toda la temporada:  la estrategia. Un saque de esquina, llegó la cabeza de Sergio Ramos, que se anticipó a Godín y remató de manera certera pegado al palo, lejos del alcance de Courtois. Fue el principio del fin. La grada blanca, que veía que se les escapaba la Décima, por fin despertó y celebró este gol in extremis. Por su parte, la afición atlética reaccionó como siempre, animando con fuerza a su equipo, pero sabedora de que la proeza de aguantar en la prórroga era muy compleja.

Y ya en la prórroga, las desgracias atléticas cotinuaron, con las lesiones primero de Filipe Luis, y después de Juanfran, cuando ya no disponía de cambios. El equipo estaba roto por el gran esfuerzo realizado hasta ese momento del partido y durante toda ta temporada. Y a pesar de eso, se consiguió  llegar a la primera parte de la prórroga con el empate. Pero la segunda mitad, fue un castigo muy duro para los CAMPEONES DE LIGA. Primero marcó de cabeza Bale, tras una jugada de Di Maria con rechace de Courtois. Y en los dos últimos minutos, ya finalizando el encuentro, primero  Marcelo y después Cristiano de penalti, marcaron para dejar el marcador en un injusto 4-1, que no refleja lo acontecido en el terreno de juego en los más de 120 minutos (al menos 125 si contamos los 5 fatídicos), pero que supone la tan esperada Décima para los madridistas. La Primera rojiblanca, tendrá que esperar.

Pero como dijo nuestro gran Cholo en sala de prensa: ¡No merece la pena derramar ni una lágrima por este partido!. ¡¡¡GRACIAS ATLETI!!! ¡¡¡GRACIAS, SUBCAMPEÓN DE EUROPA!!! ¡¡¡GRACIAS, CAMPEÓN DE LIGA!!! ¡¡¡VOLVEMOS A SER MUY GRANDES EN ESPAÑA Y, POR SUPUESTO, EN EUROPA!!!

 

At. Madrid 1 - Zaragoza - 0. Campeones de Copa 1976

1-0. Campeones de Copa en 1976 por quinta vez ante el Zaragoza en el Bernabéu.

Visita nuestra sección "Momentos mágicos rojiblancos" y disfruta de nuestra historia.

Hay 245 invitados y ningún miembro en línea